6 agosto, 2020

Jesús da una profunda lección a los padres de familia: no basta con cubrir las necesidades materiales de los hijos: pagar el colegio, vestirlos, rodearlos de comodidades. Es mucho más importante darles el pan del afecto, dedicarles tiempo, compartir con ellos, escuchar sus preocupaciones.