Reconozcamos a Jesús presente en nuestras vidas, a saber que Él camina junto a nosotros. Tengamos con Jesús un encuentro personal que nos lleve a creer y confiar en Él, a saber que Él siempre nos acompaña.